Club Andino

CLUB ANDINO RIO TURBIO: SU HISTORIA

El Club Andino Rio Turbio (C.A.R.T.), fue fundado en el año 1976. Corría el mes de junio y algunos pobladores amantes de su geografía y de su medio (en ese momento rodeado de nieve), decidieron empezar a buscar alternativas y pasatiempos distintos a los ofertados a esa altura del año en el pequeño pueblo. Entonces surgió el esquí, y con él, los esquiadores, improvisados en pequeñas tablas de madera, muchas veces construidas por sus propias manos y dejadas a su libre imaginación, (casi como reeditando varios siglos atrás el surgimiento de tan bello deporte).

La evolución de la práctica siguió su curso hasta que la nieve empezó a escasear, entonces como nómade que busca comida siguieron el camino de la nieve, y esta, su camino hacia la cima de la ladera donde se encuentra ubicado hoy Rio Turbio, y ¡oh casualidad!! El lugar donde se encontraban los últimos resabios del invierno, era la ladera que rodea la famosa Mina 1 (ya dejada de explotar), donde a principio de los años 40 los pioneros de la minería empezaban a realizar el primer enfrentamiento con la montaña que más tarde daría vida al pueblo de Río Turbio. No había mejor contexto histórico y geográfico que pudiera cambiar el destino y la ubicación de lo que posteriormente seria VALDELEN.

Una vez que se fue el invierno, el grupo de entusiastas conformado principalmente por jóvenes profesionales que llegaban a hacer sus primeras armas en su tarea, decidieron emprender la formación de un club de montaña, un club andino y con él las pistas donde se practicaría el deporte. Con más imaginación que conocimientos y basados en el recientemente fundado Club Andino Ushuaia surgió el Club Andino Rio Turbio (octubre de 1976). A partir de ese momento empezó la tarea de campo propiamente dicha, demarcando las pistas y senderos. Abriendo picadas a puro hacha y “maña” se fueron viendo los primeros claros donde posteriormente estaría la pista principal de Valdelen. Esta tarea llevó varios años de duro trabajo, hasta que estuvieran habilitadas las tres pistas que conforman el eje del centro invernal.
Con la colaboración de la entonces poderosa empresa Y.C.F. y la imaginación (nuevamente), surgiría un primitivo medio de elevación, que transportaría a los esquiadores a la cima. Este sistema de elevación se basaba en rodillos hechos a base de ruedas de tren y pequeñas torres que transportaban sobre si una linga de acero que en su superficie tenia nudos donde los esquiadores valiéndose de artesanales ganchos se movilizaban hasta el fin de su recorrido; ¡Sí que era peligroso aquello! Había que tener coraje para utilizarlo, nunca faltaba el gancho que se quedaba pegado al nudo a fuerza del hielo nada más, y que obligaba a arriesgadas maniobras para lograr que se aflojara, también los guantes que habrán quedado en esa áspera linga sin poder ser utilizados nunca más.

Al empezar a utilizar la pista de forma más “profesional” se necesitó un refugio, lo único a mano en ese momento que podría ser utilizado con ese objeto, era un viejo trailer de camión que fue remodelado y adaptado a tal fin. Luego que instalaría una vivienda, donación de la empresa COM.AR.CO., que vendría a cumplir la función de confitería para abrigarse en los momentos en que se desataba el temporal.
Simultáneamente con la confitería, seria donado un sistema de iluminación similar al que estaba siendo instalado en el pueblo en ese momento. Fueron distribuidas estratégicamente numerosas lámparas por toda la pista dando lugar a que surja el mayor orgullo de los socios del club andino: ¡Ser la primera pista iluminada de toda Sudamérica!, permitiendo así esquiar hasta altas horas de la noche y hasta que el último esquiador se quedaba sin energías . Todo esto tenía varias utilidades, la de permitir el tan excéntrico esquí nocturno y para los pobladores la posibilidad de salir de trabajar y no privarse de ir a esquiar. No había horarios, ni tampoco limitaciones, era todo una gran familia que cada vez sumaba más adeptos.
Luego vendría la adquisición de los sistemas de elevación tipo poma que serían el comienzo de la modernización del centro. También surgiría la escuela de esquí y con ella el equipo de competición del club, que participaría en la década de los 80 de muchas competencias en el ámbito nacional e internacional (Chile) logrando poner a Río Turbio en el mapa del esquí argentino; siendo esto orgullo de nuestra localidad. Toda esta incursión tendría su máxima satisfacción en el año 1986, cuando se realizó una fecha del campeonato abierto argentino de esquí en nuestra pista.

A principios de los 90, con el nuevo gobierno provincial, se instalaron la aerosilla y la hostería, se adquirió el pisa nieves y se comenzó con el alquiler de equipos. Surgieron emprendimientos privados, nueva gente y las nuevas generaciones, que, sumadas a los pioneros que fundaron el centro, fueron logrando darle vida nuevamente al club.

Esta historia, está arraigada tan profundamente a Rio Turbio, como el carbón en la roca y éstos a la historia Rioturbiense…

CLUB ANDINO RIO TURBIO… POR MUCHOS AÑOS MÁS.

7 de julio del año 2001.

*(Extraido del relato realizado por el joven Rioturbiense Javier Lovera).

Your current login URL is